Kitty Jane quiere una corrida en su cara